Veleda - Heroína nacional de los alemanes

 

 

 

 

 

 

deutsch

español

Veleda (Velleda, Velléda, Veleda, Weleda), hija de un príncipe brúctero, nació alrededor de los años 30 d.C. en Lupia oppidum, Luppia, Lippe, hoy ciudad de Lippstadt, antigua sede de los brúcteros. A la edad de 15 años, 63-77 d.C., fue líder espiritual y político de la Germania Libre, del lado este de la frontera del Rin, capitaneando el combate contra las fuerzas romanas que ocupaban el Rin.

En 69 Veleda y Civilis, líder de los bátavos, vecinos occidentales de la Germania libre, formaron una alianza contra Roma, considerada en la historia como una de las mayores luchas por la libertad de los alemanes contra los ocupantes romanos. Durante la guerra del Rin, 69-70, todas las bases militares de los romanos, entre Maguncia y el Mar del Norte fueron conquistadas y destruidas por el ejército rebelde germánico. Roma tuvo que emplear un tercio de sus fuerzas esparcidas por todo el mundo para controlar el sublevamiento de los germanos. Roma no ganó la última gran guerra alemana de 69-70. Veleda que hablaba perfectamente el latín, como Civilis, fue invitada como negociadora de Germania Libre para pactar un tratado de paz en Roma, poniendo fin a las hostilidades con un tratado de paz político negociado inteligentemente.

Incluso años después de la guerra Veleda dirigía los asuntos políticos de los germanos libres, desde una torre alta, dispuesta por ella, en el principado de  Lippstadt . Cuando en el año 70 hubo un debate entre los ubios y los téncteros por la libertad de acceso a la ciudad de Colonia y las proximidades de los ubios pasaba a los romanos, una delegación ubia de alto rango viajó de Colonia a Lippstadt. Lo mismo que los téncteros hicieron por su parte. Veleda dio la sentencia, que ambas partes aceptaron, salvando así la ciudad de Colonia de la destrucción de los téncteros.
 

Bücker, Veleda, Antlitz
       Estatua de Veleda de Heinrich
       Bücker, Vellern

 

 

 

 

En  77 Veleda fue capturada durante un nuevo levantamiento de los brúcteros, por Gallicus, que en aquella época era comandante de la Germania del oeste del Rin que estaba ocupada y fue llevada a Roma.  Allí el emperador Vespasiano rogó a Veleda que fuera su consejera. Vespasiano la apoyó economicamente hasta su inesperada muerte en junio del 79 también  su hijo y sucesor Titus respetó su integridad.

Veleda murió en los años 80, en Ardea al sur de Roma. Una placa de mármol encontrada en 1926 en Ardea es la última señal de vida de "la virgen de esbelta estatura llamada Veleda, venerada por los bebedores del agua del Rin".

 

 

 

 

 

 

Tabla de contenido

1.   El origen de Veleda
2.   Las compañeras de Veleda
3.   Tribus y sedes de las tribus
4.   Lippstadt en la época de Veleda
5.   Formación de Veleda
6.   Veleda líder espiritual y político
7.   Veleda y Civilis
8.   Rebelión de bátavos o guerra de liberación en el Rin
9.   La importancia de Veleda en la historia
10. Literatura

 

Veleda-Epigramm,kl
           
            Epigrama de Veleda de
            Ardea con adiciones

 

 

 

 

 

 

El origen de Veleda

Los brúcteros del Lippe eran los más valientes y los más inquebrantables de todas las tribus germanas de Westfalia. Diferentes de las otras tribus germánicas, expulsadas por los romanos, tuviendo que ser evacuadas o que se dejaron incorporar como aliados por la dominación romana, la existencia de los brúcteros del Lippe se mantuvo, en casi sus 800 años de historia, un pueblo libre que en ningún momento se sometió a las pretensiones de poder de los romanos. Sólo en 695 se perdió la pista de los brúcteros (posiblemente, los brúcteros se convirtieron en Borathra). "Los brúcteros fueron uno de los enemigos germanos más peligrosos de Roma", según el historiador  Petrikovits de Bonn.

Los brúcteros del Lippe se distinguen de los brúcteros del Ems hasta el final del primer siglo d.C. También se ha demostrado que los posteriores brúcteros del Rin existieron hasta mediados del siglo 5.A los brúcteros del Lippe se les denominaba los pequeños brúcteros y a los del Ems los grandes brúcteros.

Römerhelm Lippe1

       Casco romano desde el Lippe

 

 

El primer encuentro entre los romanos y los brúcteros del Lippe tuvo lugar en el siglo 12 a.C. cuando Druso abandonó por primera vez la Germania del lado izquierdo del Rin, que estaba ocupada, avanzando hacia Westfalia, Germania Libre, del lado occidental del Rin.  Druso destruyó los pueblos de Sicambri,  vecinos del sur de los brúcteros entre los ríos Lippe y Rur, derrotando a los téncteros y usipetes. En Haltern-Annaberg, Druso construyó su primera fortaleza en el Lippe en el siglo 12 a.C. y en Kneblinghausen, al sur de Lippstadt construyó otro campamento romano en territorio de la Germania libre. Servía para proteger a un  empresario romano que había arrendado minas de plomo. Con los brúcteros del Ems entabló una lucha en el Ems.

En el siglo 11 a.C. Drusó penetró en la zona de los brúcteros del Lippe y marchó hasta el río Weser. En Lippstadt-Cappel construyó el campamento romano Aliso I (3).En la marcha hacia el Rin, a finales del verano del siglo 11 a.C. Sigimir, que estaba unido con las tribus germanas en Arbalo, fue casi derrotado en una emboscada, si Inguiomerus, tío de Arminius, hubiera preferido sacar un buen botín, en lugar de seguir luchando para lograr la victoria de la batalla (como ocurrió un cuarto de siglo después en la batalla de Lippstadt).

En el siglo 9 a.C. Druso cruzó nuevamente la zona de los brúcteros del Lippe en el camino hacia el Elba. A la vuelta, debido a una caída de su caballo, se fracturó el cuello del fémur y murió de cangrena el 14 de septiembre del 09, en el campamento romano de Padeborn (Castra Scelerata). Druso había consultado antes, en el Elba, a una profetisa  germánica que le había profetizado su fin.

En el siglo 9-6 a.C. Tiberio fue comandante en el Rin, y penetró hasta el Elba sin haber sido informado de las grandes batallas. Tiberio estructuró de nuevo la tropa de la presencia militar en Germania, trasladó a los sugambros a la parte izquierda del Rin y deshizo los campamentos de Oberaden.

Siglo 8 a.C. los brúcteros extendieron su tribu de Lippstadt hasta el medio del Lippe, ya que los tencteros que vivían allí, se trasladaron a la antigua zona de  los sugambros.

Siglo 6 a.C. - 1 d.C. Lucio Domico Enobardo fue gobernador de IIiria y al mismo tiempo comandante del ejército del Rin. Él construyó Aliso I  desde Pontis longi (4) entre Lippstadt hasta Wiedenbrück. En lugar de hablar de grandes batallas, según  fuentes de información se habla, de infraestructuras, (por ejemplo de carreteras que se crean a ambos lados del río Lippe.

Siglo 1-3 d.C.. Marcus Vinicius comandante romano del ejército del Rin, participó en las luchas de las tribus germanas de queruscos y brúcteros contra los romanos, en las que se registraron grandes pérdidas. La batalla del  1-3 siglo d.C. se consideró como immensum bellum en la historia romana.

Siglo 3 d.C. El campamento romano de Lippstadt-Cappel (Aiso I) fue destruido por los brúcteros del Lippe, sin que los romanos lo reconstruyeran de nuevo. Aliso I gobernó durante 15 años el puerto del Lippe en Lippstadt.

Siglo 4 d.C. Tiberio fue de nuevo comandante en Germania y derrotó a los queruscos. Arminius (20) y Flavio (18), hijos de un príncipe querusco, se encontraban en Roma. Segismundo, hijo de príncipe querusco, regresó de Roma y se convirtió en sacerdote en el Ara Ubiorum en Colonia. Los queruscos fueron aliados de los romanos.

Siglo 5 d.C. los queruscos ayudaron a Tiberio en la victoria contra los chaucis.

Siglo 6 d.C. Publio Quintilio Varo fue comandante del ejército del Rin.

Siglo 7 d.C. Varos construyó su residencia veraniega en Hameln, así.podía controlar la zona de los queruscos.

Siglo 8 d.C. Arminius, capitán de las tropas auxiliares de Varus, regresa de Roma.
 

Siglo 9 d.C. Los brúcteros del Lippe junto con  los queruscos lucharon  contra Varus bajo la dirección de Arminius aniquilando las legiones romanas XVII, XVIII y XIX. Conquistaron el águila de la legión XIX y la mantuvieron hasta el siglo 15 d.C. como trofeo de la victoria sobre los romanos. En el mismo año los brúcteros del Lippe  incendiaron también el campamento romano Anreppen y todas las demás bases de su territorio, rio Lippe abajo.

Siglo 11 d.C. los brúcteros atacaron de nuevo  a las tropas de Tiberio. Tiberio había asumido de nuevo el mando del ejército romano del Rin, tras la derrota de Varus. Poco faltó  para que Tiberio fuera víctima de un atentado iniciado por el brúctero Istomer, sin embargo pudo destruir una parte de la zona de los brúcteros y en otoño regresó a Roma.

Siglo 12 d.C. Nerón Claudio Germánico asumió el mando del ejército romano del Rin.

Siglo 13 d.C. Germánico fundó su sede en Colonia, a fin de preparar estrategicamente sus expediciones militares en los años 14 -16. 

Siglo 14 d.C. En otoño tuvo lugar la primera expedición militar, del Lippe, del Germánico, en Xanten. Germánico se desplazó a lo largo del río Lippe y de Lippstadt hacia el sur. Dividió las tropas en cuatro divisiones y causó destrozas considerables en los pueblos del Marsi y de los brúcteros al sur del Lippe. Su objetivo era destruir el santuario  principal de los Istävonen, el templo de la diosa Tamfana empresa que culminó con éxito. Los brúcteros, junto con otras tropas de las tribus romanas les asaltaron, cuando volvían a su campamento de invierno, como venganza por haber destruido el santuario de Tamfana, pero fueron contraatacados.
 

Wald 50 n.Chr.,kl

       Bosque caducifolio, verde
       claro, 50 a.C.

 

 

 

15 d.C. Los brúcteros del Lippe junto con el querusco Caesina vencieron en la batalla de Lippstadt. Caesina  se encontraba de regreso de sus luchas comunes con Germánico contra los queruscos en sus lugares de residencia..

16 d.C. Germánico dirigió dos grandes expediciones militares. La primera expedición volvió a llevarle de nuevo a lo largo del Lippe contra los Marsi, sitiaron Aliso II, que desalojaron sin luchar. Hizo construir el camino real de Aliso II. En la segunda expedición, Germánico mandó construir más de 1.000 nuevos buques, con los cuales navegó por el Mar del Norte hasta el río Weser provocando grandes batallas con agrivarianos, brúcteros y queruscos (las batallas de Idistaviso y en las murallas de los agrivarianos).

Siglo 17 d.C. Germánico provocó de nuevo a los brúcteros del Lippe, cuando regresó a Roma presentando a sus prisioneros en un desfile triunfal.

Siglo 21 d.C. Arminius fue asesinado por sus propios familiares. Mientras los queruscos se dedicaban más y más a sus asuntos y se acercaban a Roma, los brúcteros del Lippe permanecieron garantes para una Germania libre.

Durante la época de esta situación histórica nació Veleda, hija de un príncipe de los brúcteros del Lippe, cuyo nombre se desconoce.

Los años 16-69 d.C., 30 años después de la guerra romano-germana fueron años relativamente pacíficos en la Germania Libre. La proximidad de los queruscos establecidos en el este, cerca de los romanos estacionados en el oeste  ocasionaba sospechas entre los brúcteros del Lippe, pero como nunca se revelaron, el pueblo de Veleda se beneficiaba del aumento del comercio con los romanos y de su creciente prosperidad.

Era costumbre que los líderes de las tribus germánicas enviaran a sus hijos a estudiar a Roma, y Roma, además de enviar mercancías importaba reyes a Germania (47 Italicus, hijo de Flavio, enviado desde Roma para convertirse en el rey de los queruscos). También Veleda, se supone, que se encontraba en Roma y aprendía el idioma y la cultura romana.

Los germanos fueron bien recibidos en Roma, a menudo resultaron aliados leales y fiables, los bátavos los empleaban como guardianes del emperador Nero. Nero, (siglo 54-68 d.C.), emperador romano, era rubio y tenía los ojos azules, cosa que no era habitual en un romano, su madre nació en Colonia. A la edad de 17 años se convirtió en emperador de Roma.

Siglo 58 d.C. Los brúcteros del Lippe tuvieron de nuevo un enfrentamiento con Roma, porque apoyaban a los Amsivarios que intentaban sitiar la zona oriental renana, territorio militar romano. Los brúcteros extendieron su influencia hasta el Rin cuando los usiperos desalojaron la zona de su tribu en la parte inferior del Lippe.

Como cada 9 años, en el siglo 63 d.C., tuvo lugar la gran asamblea de Instävonen en la  libre Germania (brúcteros, chattis, queruscos, marsis, téncteros y usiperos), en la que tuvo lugar la elección de Veleda, como líder espiritual y político de las tribus germanas libres. Veleda se instaló en una torre en Lippstadt y se hizo cargo de los asuntos gubernamentales.

En el siglo 60-61 d.C. Hubo otra reina y líder militar, Boudicca, esposa del británico Prasutagu, rey de los Icen (Norfolk), la que asumió el poder en Iglaterra después de su muerte. Los ocupantes romanos no querían aceptar a Boudicca como reina, la capturaron, la azotaron en público y violaron a sus hijas menores.  Bajo el liderazgo de Boudicca, las tropas sublevadas atacaron Colchester (Camulodonum), mataron a la población e incendiaron la ciudad. También Londres (Londinium),  San Albans (Verulamium) fueron tomadas.  A pesar de ser menos numerosos, el comandante romano Paulinus,  venció la derrota, con solo dos legiones, contra Boudicca, en Britania cerca de San Albans dando fin al levantamiento.

Los romanos nunca hubieran aceptado a Veleda como cabo de los germanos, en caso de haber tenido algo en contra de ella. Pero en la Germania libre el poder romano ya no existía.

 

 

 

 

 

 

 

Las compañeras de Veleda

Veleda tenía predecesoras destacadas. Waluburg, vidente de  los semones, mencionada en una lista soldada romana de la isla egipcia Elefantina, o Aurinia, que apareció en los tiempos de Druso y Tiberio. También fue seguidora de Veleda la semona Ganna que, a finales del primer siglo después de Cristo, junto con el rey de los semones Masyas fue a Roma, y operaba bajo Domiciano.

 

 

 

 

 

 

Tribus y sedes de las tribus

Los brúcteros, así como los queruscos, los bátavos y las otras tribus germánicas, no eran grupos de pueblos uniformes, sino que había casas reales rivales dentro de cada tribu que luchaban por el poder.

Entre los queruscos, vecinos orientales de los brúcteros, gobernó, durante muchos años, la familia de Sigimir, que después de su muerte, su hijo Arminio subió al poder. Su oponente Segestes, príncipe querusco como Sigimir, con la ayuda de los romanos, intentó matar a Sigimir para conseguir la corona real de los Maelos  y convertirse en el rey de los germanos. Varius quiso ayudarle, el resultado de su intervención en los asuntos internos de los queruscos, es bien conocido.

¿Dónde se encontraban las sedes oficiales de las casas reales? Sigimir, el querusco, tenía su sede central en la fortaleza del Wesser, en un cruce de importantes rutas comerciales (Hellwege, ruta de la sal) en Herford/Enger, Segestes en el castillo de Moorburg en Segeste, en Bad Slazdetfurth. El castillo Moorburg se encontraba bien fortificado, a pesar de sitiarlo, en el siglo 15 después de Cristo, Arminius no logró rescatar a su novia Tusnelda de la sede de su padre Segestes.
 

Schneider

       R. Schneider, Las calles militar
       romano en el Lippe, 1878

Es evidente que incluso los brúcteros del Lippe establecieron su sedes reales en los cruces de las principales rutas comerciales.

Las principales rutas comerciales en la zona de los brúcteros del Lippe se hallaban en el Lippe, al este y oeste de Hellweg al sur de Lippstadt, en los caminos militares de los del Lippe, a la derecha y a la izquierda del río Lippe, al norte y al sur de Hellweg (Friesen-Hellweg). El cruce de todas estas rutas comerciales, número uno en el nudo de comunicaciones de tráfico en Westfalia, en el momento del nacimiento de Cristo, se encontraba en Lippstadt-Cappel.

150 años más tarde Porto Aliso, puerto comercial de Lippstadt-Cappel, todavía aparecía en los mapas de Ptolomeo. No solo era apreciado por la proximidad de las vías comerciales, sino también por las riquezas naturales de la zona.

El viejo manantial de agua salina llevó Segestes a la riqueza, así como todos los manantiales alrededor de Lippstad hicieron del padre de Veleda un hombre rico..

 

 

 

 

 

 

Lippstadt en la época de Veleda

Hasta 11.000 antes de Cristo el río Lippe no fluía hacia el Rin, sino que giraba hacia el noroeste de Lippstadt para unirse con el Ur-Ems entre Lippstadt y Wiedenbrück. Posteriormente, cuando los ríos Lippe y Ems (Amisia) encontraron su curso definitivo, y desbordó el Liese/Glenne, fue cuando se unieron el Lippe y el Ems.

Cuando los romanos, en el siglo 12 a.C. remaron por primera vez río arriba el Lippe, se encontraron con que Lippstadt era una vía de nudo de comunicaciones. Lippstadt no era solo el final de la parte navegable del río Lippe, sino que los romanos también podían alcanzar el Ems por el Glenne. Del siglo 14 a.C. hasta el siglo 16 d.C., durante los 30 años de la guerra romano-germana, eran las principales vías de transporte de las tropas de cientos de miles de soldados

Los romanos descubrieron en Lippstadt también el cruce de las dos vías de comercio más importantes de Westfalia. Iba de oeste a este a Hellweg 1, y de Duisburg al Rin por el Weser (y más tarde a Magdeburgo). En Lippstadt-Erwitte cruzaba el Friesen-Hellweg , que iba de sur a norte (más tarde de Frankfurt a Lübeck).En poco tiempo, los romanos convirtieron las vías comerciales en caminos militares y los utilizaban, junto con los ríos, para el transporte de tropas.

Ur-Lippe (11.000 c. Chr.), kl


Lippe 11.000 a.C.

 

 

 

Al mismo tiempo, los romanos construyeron el camino del Lippe, a orillas norte y sur del río Lippe como camino de transporte para las tropas. El paso de norte a sur de Lippstadt formó el vado en el actual barrio de Nikolai. No era solo un lugar importante de comercio para transbordar la sal y los minerales de la región, sino también para negociar otros productos procedentes del país. Además Lippstadt era ciudad portuaria, con el puerto más importante de la parte superior del río Lippe.

Entre Lippstadt y Wiedenbrück el terreno era sumamente pantanoso (zona pantanosa del Lippe y Ems, Lippe-Ems Sumpfgebiet). Desde que el Lippe había cambiado su cauce de norte a oeste, se habían formado pequeños ríos y riachuelos que constantemente se desbordaban. Incluso hoy día el nombre de Lippenbruch recuerda a lo que antiguamente era una  vasta zona pantanosa.

Cuando los romanos llegaron a Lippstadt, los brúcteros del Lippe ya habian reforzado el Hellweg entre Lippstadt y Wiedenbrück con diques,  puentes y pasarelas así el transporte sin obstáculos de mercancías, de Lippstadt hacia el norte y hacia el puerto del Ems estaba garantizado. Este camino, hacia el sur, del Hellweg hasta Kneblinghausen y al Möhnnetal (valle) se encontraba bien reforzado. La construcción de este dique que se extendía de Lippstadt hasta Wiedenbrück, llamada "Pontes longio" (puente largo) por Ahenobarbus, fue reconstruída y mejor reforzada por él mismo, a partir del siglo 6 a.C., para fines militares. Ahenobarbus en esos años era el comandante supremo del ejército romano en Germania.

Ya por el año 11 a.C. Druso hizo construir una fortaleza romana en Lippstadt Cappel (Aliso I) (en la confluencia de Lupia y Elison), que Tiberio, 4 d.C., hizo trasladar,  río arriba, a Elsen/Padeborn (AlisoII). En el 15 d.C. Germánico, junto con Caesina, (cada uno disponía de 4 legiones), lucharon contra  Arminius en el valle de Werretal, en los despeñaderos de Dörres (Dörrestal), probablemente el mismo campo de batalla de Varus en 9 d.C. Arminius no fue derrotado pero sí lesionado, no fue capturado porque las tropas auxiliares de los germanos le permitieron  la retirada.

Después de la batalla, Germánico y Caesina se separaron para emprender la marcha de regreso al Rin con sus respectivas legiones. Caesina con sus 4 legiones tomó el camino por el Pontis Longi de Wiedenbrück a Lippstadt, pensaba volver al Rin por el  Haarstrang-Hellweg  (Kneblinghausen, Möhnetal). El Hellweg n° 1 ya se había hecho intransitable por los brúcteros del Lippe en el 9 d.C. Las fuerzas  unidas de brúcteros del Lippe y de queruscos atacaron a Caesina en el  norte de Lippstadt. Mientras que la legión I (germánica) y la legión V (Alaudae) lograron escapar, las legiones XX (Valeria Vicrtrix) y XXI (Rapax) se vieron envueltas en intensos combates. Los germanos hubieran podido destruir estas dos legiones, pero el querusco Inguiomer, tío de Arminius guía de las tropas, estaba más interesado en el saqueo que en el exterminio victorioso de las tropas romanas.

Esta batalla de Lippstadt 15 a.C. fue una de las últimas grandes batallas de los 30 años de la guerra romano-germana, la última, como es conocido, tuvo lugar en 16 d.C. en Idistaviso y Angriervarioerwall.  Después del 16 d.C., los romanos cedieron de nuevo el Lippe a los brúcteros del Lippe y llegaban más comerciantes romanos y mercaderes que soldados romanos a la zona de los brúcteros. Cuando en Lippstadt, el 30 d.C., nació Veleda, las viejas vías mercantes estaban abiertas nuevamente y Lippstadt disfrutaba de un nueva conyuntura económica, debido al masivo movimiento de comercio de mercancías romanas de la zona ocupada a la parte oriental del Rin.

 

 

 

 

 

 

Formación de Veleda

Bajo Augusto, los romanos trataron de introducir la educación y los principios básicos de la civilización romana a los hijos de los líderes germanos, de este modo vincularlos a Roma (1). Segestes y Sigimer,  hijos de dos príncipes rivales queruscos, fueron llevados a Roma, antes del nacimiento de Cristo, para que aprendieran, además de la lengua, también las usanzas y costumbres, las normas militares y la religión romana.

Segismundo, hijo de Segestes volvió a Germania el 4 d.C. hecho sacerdote romano, tomó el servició en el altar Ubier en Colonia. Cuando en el 9 d.C. Armenius planeó le expedición contra Varus, Segismundo, el sacerdote, rasgó sus vestiduras y acudió en ayuda de los queruscos.  Según parece, su hermana Tusnelda nacida 10 a.C. también de
niña, fue educada en Roma.

Los hijos de Sigimer, Arminius, 16 a.C. y su hermano menor Flavio, nacidos en Herford/Enger, fueron instruidos en Roma como comandantes y allí se hicieron ciudadanos romanos.

Römische Schule2

            Profesor romano, estudiante

 

 

 

Arminius luchó victoriosamente en Hungría (Pannonia) antes de que Varus se lo llevara a Germania en el 7 d.C. como líder  de su caballería auxiliar, que dirigió hasta septiembre del 9 d.C. Flavius luchó  del 6 al 9 d.C. bajo Tiberio en Panonia y no participó en la lucha de su hermano en Germania. Permaneció en Roma, donde también pasó el resto de sus días. Su hijo Italicus fue enviado el 47 d.C. por Roma a Germania como rey querusco y su primera misión, en 9 a.C., fue devolver a Roma el águila de la legión XVIII, que había sido capturada por los queruscos.

También Civilis, hijo de un alto príncipe bátavo, obtuvo su formación militar en Roma donde sirvió 25 años como comandante.

Mientras que Armenius aprendió medianamente el latín en Roma, Flavio se burlaba de él, Veleda aprendió el idioma a la perfección. Veleda, nacida en el año 30 d.C., en Lippstadt, hija de un príncipe brúctero, cuyo nombre se desconoce, era una mujer sumamente instruida, seguramente no solo aprendió en Roma la cultura y la historia romana sino también la instruccción militar, como probablemente Civilis que en este tiempo también se encontraba en Roma. No se sabe exactamente cuándo volvió Veleda, como se supone, por Colonia, a Lippstadt, como líder espiritual y político de la Germania Libre, para dirigir a partir del 69, el combate contra Roma.

 

 

 

 

 

 

Veleda líder espiritual y político

Cuando Civilis inició la batalla contra Roma, no pudo evitar hacer un pacto con la mujer más poderosa de la Germania libre.

Veleda, después de su estancia en Roma había adquirido una carrera sacerdotal, y se ocupaba de actividades religiosas en diferentes lugares de culto de las tribus germanas de Westfalia. En ciertas ocasiones se había retirado, para vivir en una cueva cerca de Bestwig cerca del antiguo templo de Tamfana en la montaña, Istenberg, Olsberg-Bruchhausen (rocas de Bruchhausen). Seguramente, Germánicus había destruido este templo 14 a.C. cuando, durante la celebración de la cosecha, fiesta de Acción de Gracias,  el 23.09.14,  iba matando y saqueando a todos los pueblos de los marsis al sur del Lippe.

En septiembre del 63, se llevaron a cabo, como cada nueve años,  el gran culto de sacrificio y el día del gran juicio de los Istävonen.En esta asamblea pública (Thing) participaban, como era costumbre, las mujeres que compartían el mismo destino, videntes, o profetisas sacerdotes, que representaban las tribus, Veleda fue elegida, por Thing,  líder supremo espiritual de los Istävonen.

Así, Veleda resultó estar jerarquicamente por encima de todas las profetisas de las otras tribus germanas, como por ejemplo de las profetisas de los brúcteros del Ems, con su lugar de culto en Floethe (Brochterbeck, Dörenther, Klippen (acantilado), de los queruscos con el Teuteburgo (piedras externas), de los marsis con las piedras de Bruchhauser en el Istenberg al sur de Brilon (al suroeste de la montaña Marsberg) o de los chattis (kattais) en Hettenhain en el Taunus.

Veleda-Höhle, kl.


       Cueva de Veleda en Bestwig-
       Vellmede

 

 

Los germanos creían en diosas guerreras y draugas (almas, espíritus), guerreras caídas, diosas protectoras, y mujeres que compartían el mismo destino, que aparecían fundidas. Veleda era la más fiable para interpretar las señales y dar consejos políticos. Por eso recibió el rango más alto sacerdotal de todas las profetisas. Se desconoce si, su físico, parece ser que era una virgen de esbelta estatura, el ser instruida, o su forma hábil de actuar en el círculo de su tribu, benefició su elección, pero se supone que sí.

Veleda, después de ser elegida por la asamblea del pueblo, instaló su sede oficial en la residencia principesca de su su padre en Lippstadt. La alta torre, (3) de la que hablaba Tácito, había sido, sin duda,  parte fortificada del castillo real de los brúcteros del Lippe. Los romanos también habían construido ya torres en Germania, para dar señales, se ignora si en Lippstadt existió una tal torre, pero debido a la ubicación estratégica de la ciudad, es muy probable.

En las fuentes de información, se describe a Veleda como una virgen de alta estatura y profetisa brúctera. Veleda era poderosa. Ya Cesar en el 51 a.C. hacía mención del poder de las mujeres profetisas de los germanos, que decidían las guerras o las prohibían. Las decisones de Veleda sobre la guerra y la paz eran siempre aceptadas incondicionalmente por todos los responsables de las tribus germanas.

Los príncipes germanos no podían consultar directamente a Veleda, sus preguntas y propuestas siempre se le hacían llegar por intermediarios, personas de la familia de Veleda, que asimismo se ocupaban de transmitirles las respuestas. Esta forma de deferencia es una reminiscencia de ritos similares en la corte imperial de Han en China, casi en la misma época. Veleda fue una política astuta y líder instruida de su tiempo, no una walkiria sanguinaria.

Todavía en 11 a.C. fueron crucificados 20 oficiales romanos en las piedras exteriores. No se sabe si, como era en el caso de los cimbrios, 105 a.C., después de la batalla de Arausio, que todavía se hacían sacrificios humanos y las profetisas podían predecir el futuro viendo la sangre y las tripas de los sacrificados. Estas costumbres bárbaras, bajo Veleda eran, en todo caso, cosas del pasado. 

 

 

 

 

 

 

Veleda y Civilis

Apenas existen dos caracteres unidos por la lucha, con más contrastes que Veleda y Civilis. Por un lado, Veleda, sumamente instruida, una mujer alta, inteligente diplomática y consciente de su poder, por el otro lado Civilis un viejo veterano de guerra, 25 años al servicio romano, marcado por la guerra, la pérdida de un ojo, audaz, valiente y algo megalóma, que le gustaba comparase con Anibal en público cuando desafió al imperio romano.Hay que reconocer que Civilis no estaba del todo equivocado con su comparación, contra Anibal, los romanos necesitaron ocho legiones, contra Civilis y Veleda diez.

Para impresionar a Veleda, Civilis, sin vacilar ni un solo momento, apresó el buque almirante (praetoriam navem) de la flota romana del Rin, dejó que los triremes lo remaran río Lippe arriba y se lo regaló a Veleda. Un hombre de grandes gestos. También quería regalarle el prisionero Lupercus, comandante de la legión XV de la ciudad conquistada de Xanten (Castra Vetera). Lamentablemente Lupercus no alcanzó a ser propiedad de Veleda, fue asesinado por el camino mientras viajaba a Lippstadt.

El carácter bruto de Civilis también se demostró en otros episodios con los prisioneros romanos en Colonia. Al parecer, en su casa de Colonia ponía  los prisioneros a disposición de su hijo pequeño para que este los usara como diana en sus primeros ensayos de puntería de tiro al blanco.

 

 

 

 

 

 

Rebelión de bátavos o guerra de liberación en el Rin

La importancia y la participación de Veleda en la citada rebelión bátava es de incalculable valor (1). La guerra del Rin del 69/70 d.C. no fue un levantamiento espontáneo por una parte de las tropas germánicas en Maguncia, pero sí un ataque de guerra, Germania contra Roma, "la más terrible de todos los tiempos"(Mommsen).

Los objetivos de guerra de los dos actores, inicialmente parecía ser diferente, al final Veleda impuso el tratado de paz, negociado por ella misma, consiguiendo una coexistencia entre la potencia ocupante (de la parte este del Rin) y los germanos libres (de la parte oeste del Rin). A juzgar por Mommsen una "frontera de paz duradera".

Según Tácito, Civilis "estaba dispuesto a perder", y en la guerra del Rin, "el estado romano del Rin hubiera sido casi derrotado".

Hasta entonces, los bátavos (holandeses) con su capital Nijmegen (Noviomagus) "obedientes y útiles súbditos" de los romanos (Mommsen) formaron tropas en excesivo, así como la escolta imperial. En el reino se apreciaba a los jóvenes bátavos de todas formas, no precisamente por razones militares.

Civilis necesitó la ayuda militar de los germanos libres en su rebelión
 

Karte Bataveraufstand,kl

       Mapa rebelión de bátavos

Para este fin los germanos, bajo el liderazgo de Veleda, se reunieron en una asamblea de la tribu donde Civilis expuso sus planes. Civilis sabía que contaba con la intercesión de Veleda, porque sin la fuerza militar de las tribus germanas de la parte derecha del Rin no hubiera podido llevar a cabo sus planes.

La caída de Roma fue decidida unánimamente, previo consentimiento de Veleda.

Civilis fue comisionado para ganar también a los galos a entrar en la guerra en el bando aliado. Él mismo debería tener razones tácticas para mantener en secreto el máximo de tiempo posible su cargo de líder ante los romanos. La lucha empezó con un ataque de los Cananefates (holandeses del norte) bajo Brinno en las partes romanas, que estaban estacionadas en la isla de los bátavos (delta del Rin). También los frisones (germanos del norte) y los tungeros (galios) intervinieron en la batalla. En esta ocasión el campamento romano de Utrecht (Traictum) ardió en llamas. Civilis trató de engañar al comandante romano en Maguncia (Mogontiatum) Flaco, fingiendo estar al lado de los romanos y hacerse cargo él mismo de la sublevación. Efectivamente, puso tropas bátavas que debían salir de Maguncia a Italia, marchando hacia el norte, tanto del norte como del sur para atacar el gran campamento militar de Xanten (Castra Vetera).

En el norte, los remeros de las tropas bátavas amotinaron la flota romana del Rin y entregaron 24 barcos romanos de guerra a los rebeldes. Entretanto, Civilis trató de implicar a los galos en la guerra de agresión que acababa de empezar.

Las tropas germanas del norte se trasladaron a Xanten con el fin de unirse al ejército del este de los brúcteros y tencteris. El ejército de los bátavos agregados del sur debía unirse al ejército de los rebeldes cerca de Xanten. Al principio del ataque, Xanten contaba con un número limitado de guarnición romana de 5.000 soldados (XV Primigenia Legión), porque Roma había quitado parte del ejército del Rin para otras partes del imperio. El comandante romano de Xanten, Lupercus, hizo reforzar de inmediato las instalaciones de defensa exigiendo ayuda a Flaco en Maguncia.

Puesto que Flaco al principio de la guerra se había hecho una falsa idea de la situación y había dado instrucciones erróneas y contradictorias (primero ordenó a Galus, en Bonn, parar a las tropas de los bátavos que iban marchando hacia el norte, y después revocó su mandato) este hombre viejo y enfermo, debilitó así su propia posición ya al inicio de entrar en la guerra.

Bonn, equipado con 3000 legionarios, soldados belgas y civiles, se puso bajo el mando supremo de Gallus de los bátavos cohortes que iban marchando en dirección opuesta, y fue derrotado. Gallus confiaba que Flaco perseguiría a los bátavos y le apoyaría en Bonn. Pero Flaco no hizo acto de presencia. Aunque las tropas que estaban estacionadas en Maguncia, en septiembre del 69, emprendieron la marcha hacia Neuss (Novaesium), para unirse a la legión XVI, no se puede decir que fuera una marcha de las tropas bien planeada. Ya en la marcha, en Maguncia hubo resistencia en las tropas romanas y también en Bonn las tropas romanas se negaron a cumplir las órdenes, enseguida Vocula, en Colonia, se hizo cargo del mando supremo de Flaco, como sus tropas se lo había exigido.

El primer encuentro de Voculas con los germanos tuvo lugar en el norte de Neuss, donde participó en el combate con los cungeros. Flaco, por su parte, se quedó con una parte de las tropas romanas en Neuss. Vocula no avanzó hacia Xanten, sino que, en octubre del 69, estableció un campamento de marcha en Krefeld (Gelduba) con el fin de esperar refuerzos.  El ataque de las tropas aliadas de Civilis ("universa Germania" según Tacitus) en Xanten, en noviembre del 69 fue bloqueada por las tropas de ocupación del campamento romano, por lo que Civilis decidió construir un cerco de asedio alrededor de Xanten. Al mismo tiempo Civilis mandó a Maximus y a Victor a atacar a Vocula en Krefeld.

Vocula tuvo suerte. Como los refuerzos de sus tropas llegaron a tiempo, pudo defenderse del ataque de los germanos. Solamente con el refuerzo Vocula pudo marchar a Xanten y liberar al campamento atrapado. Como la comida en Xanten se había vuelto escasa, Vocula envió dos veces a sus partidarios a Neuss para buscar suministros.

En diciembre del 69 Civilis atacó el segundo convoi de de suministros destruyéndolo antes de llegar a Neuss. Después Civilis atacó  el campamento en Krefeld y lo conquistó. En esta fase, cuando justo  acababa de empezar la guerra del Rin, los germanos tenían el mando y conquistaron también el campamento de Neuss. A Civilis le favoreció que las tropas romanas de Neuss se amotinaran y asesinaran a Flaco. A primeros de enero del 70 Vocula huyó de Neuss a Maguncia.

A mediados de enero del 70, los rebeldes se reunieron con galos de alto rango en una casa particular en Colonia para negociaciones secretas. Allí participaron los treveros Classicus y Tutor, quienes asumieron un cargo importante en posteriores luchas fueron el Sabino Lingone y algunos ubios tangeros. Se pactó la alianza Civilis-Classicus.

En febrero del 70 Vocula emprendió de nuevo la marcha a Xanten, probablemente por orden de Roma, pero antes de llegar a Xanten regresó a Neuss para retirarse al campamento. Classicus intervino en un combate, persiguió a Vocula hasta Neuss y mandó que lo asesinaran. Sus lugartenientes fueron capturados. Tutor luchó en el frente del sur y ocupó Maguncia.

También capitularon las tropas romanas en Xanten. En abril del 70, también la ciudad de Colonia fue entregada a Civilis. Civilis y Classicus habían pactado previamente preservar la ciudad  y a sus habitantes. Tutor había ayudado a llevar a los ubios "por el buen camino", con violencia pacífica.

Los principes de las tribus de los galos tuvieron  una  primera asamblea en mayo del  70, en Reims  y después una segunda en abril. Debía decidirse si la totalidad de Galia iba a unirse al bando de los germanos en la guerra del Rin. Mientras que el trevero Valentín abogó por una alianza militar, el Remi Auspex argumentó en contra imponiendo sus ideas.  Requisito esencial  para evitar la victoria definitiva de las tropas de los aliados sobre la potencia mundial romana. Classicus marchó  mientras tanto a Trier (Augusta Treverorum), la ocupó y otorgó  el mando a Valentino.

El emperador Vespesiano en Roma envió a Cerialis como sucesor de Vocula a Maguncia. Ceriales  había obtenido mucha experiencia militar en el Reino Unido en la rebelión de Boudica y había combatido en Italia. Mientras tanto Tutor se desvió hacía  Bingen (Bingium), pero allí fue derrotado, junto con sus treveris.

En mayo del 70 Ceriales  avanzó dirección a Xanten, pero no a lo largo del Rin, sino por Trier, que alcanzó en tres días, En Trier quería unirse a las tropas romanas de Metz. Partes de las tropas de Civilis estaban estacionadas en Zuelpich (Tolbiacum) y se pusieron en marcha por el camino de Eifel vía Jünkerath y Bitburg hacia Trier. Sin embargo, antes de que Civilis y Classicus llegaran con sus tropas, Valentinus  abrió el combate delante de la ciudad y fue derrotado por Cerealis.

En cambio Cerealis  salvó a los treveros y  se dirigió en un discurso al pueblo de Trier. Su objetivo, por encima de todo, era que los galos abandonaran su fe en “los aliados germánicos”. Después, Civilis y Classicus mandaron una oferta  de paz, pero él la rechazó.

Entonces los aliados atacaron al ejército romano de Trier. Mientras que Civilis quería esperar todavía refuerzos germánicos, los galos Tutor y Classicus prevalecieron con un ataque relámpago. Ubios y lingones en el centro bátavos en el flanco izquierdo , y brúcteros y tencteros a la derecha. Aunque a los aliados les fue posible conquistar un puente de la Mosela, debido a los fuertes ataques de Cerealis, tuvieron que echarse hacia atrás y emprender la retirada.

 A Civilis le llegó la noticia de que después de la derrota de los de Colonia en Trier,  querían acercarse de nuevo a los romanos y ofrecían rehenes, incluso a su esposa y a su hermana que vivían en su casa en Colonia. También la hija de Classicus se ofrecía como rehén. Civilis se apresuró a regresar a Colonia y desde allí seguir a los Países Bajos, ya que la  legión  romana XIV se había puesto en marcha desde Gran Bretaña. Sin embargo, con ayuda de de los Canninefaten pudo destuir una gran parte de la flota romana de Gran Bretaña. En el año 70 Colonia volvía a encontrarse en manos de los romanos.
 

 

En cuanto Cerealis y Civilis recuperaron sus fuerzas se enfrentaron entre sí, cada uno con un gran ejército cerca de Xanten. Cerealis lideró la legión II, la legión XI y la legión XIV. Más tarde cambió la legión XIV por la legión X, que había llegado de España. Civilis intentó evitar la gran batalla planeando una lucha partidista. Para ello se contruyó una presa en el Rin, para inundar también  el pantano cerca de Xanten. En las primeros enfrentamientos en el pantano, las tropas de Civilis resultaron tener gran éxito. También los brúcteros del Lippe llegaron nadando por el Rin incluyéndose en los combates en la presa.

Un cambio favoreció a Cerialis, cuando un bátavo traidor, conocedor de la zona, le confesó a Cerialis un cerco estratégico. Las tropas de Civilis huyeron atravesando el Rin a la parte libre de Germania, no siendo  perseguidos por Cerealis, puesto que la flota romana de la flota del Rin todavía no había llegado. Civilis, Classicus y Tutor reunieron a sus tropas en la zona bátava y atacaron de nuevo  a los romanos en agosto del 70, cuatro campamentos en un solo día (Cleves/Harenatium con la Décima Legión, Batavorum con la Segunda Legión, Grinnes y Vada con asociaciones cohortes). Cuando Cerialis también ocupó Holanda, Civilis se retiró de nuevo a la parte oriental del Rin.
 

Tireme

       Trireme, mosaico, Túnez

A pesar de que Civilis todavía no estaba derrotado, la batalla terminó sorprendemente. Una vez más en septiembre del 70 Veleda reanudó las negociaciones con Cerialis, Civilis y otros príncipes germanos. Cerialis intentó convencer a Veleda a un cese de las hostilidades, dirigiéndose directamente a  ella. En las negociaciones de paz, Veleda consiguió que Civilis entregara la rendición final en octubre del 70 en un puente sobre el Nabiliaen los Países Bajos.

Los informes de Tácito sobre las verdaderas negociaciones de paz de Veleda en Roma se pierden.

 

 

 

 

 

 

La importancia de Veleda en la historia

Veleda es una heroína alemana y se puede comparar absolutamente con Juana de Arco en Francia

El monje dominicano Jean Nidier, fallecido en 1438, en su libro de Sybilla Francica compara a Juana de Arco con Veleda, según Nidier, Juana de Arco, a quien conoció personalmente, “fue una Veleda cristiana”

Existen muchos criterios, tanto antiguos como más recientes: “Veleda disponía de un enorme poder”, declaró Tácito, incluso por muchos germanos fue considerara “como un ser divino” “sin duda, Veleda tuvo  una influencia política”, dice Edith Ennen 1984, “su autoridad fue reconocida por todo el ejército de los insurgentes”,  Mommsen 1856, “Veleda gobernó Germania”, fue el veredicto de Bohn 1794, fue “el cerebro de la revuelta de Batavia”,  Jahn 2001.

El “Sanctus”de Tácito en relación con Veleda no debe confundirse con los santos cristianos. Sanctus opina sobre Tácito más sabio, poderoso, quizás incluso peligrosamente poderoso.

También “Providus” en Tácito referente a Veleda dice que no era vidente o adivina, sino previsora, mirando hacia el futuro, o como diríamos hoy , visionaria, una habilidad cognitiva especial, digno de  una germana luchadora por la libertad del primer siglo después de Cristo. Además consciente de su poder. En sus historias sobre los bátavos (104-110)Tácito afirma “Preferiría tener príncipes romanos gobernando sobre ellos que mujeres germanas”

Para los Istävonen y su líder Veleda, el motivo de la salida de la guerra del Rin era pretender conseguir no solo una unidad religiosa sino también una unidad política.
 

Jeanne d'Arc,kl

       Juana de Arco, Place des
       Pyramides, Paris

Solo dos generaciones después de Veleda los brúcteros las otras tribus de los istävonos se unieron junto a las grandes tribus de los valientes, intrépidos y libres de los francos. 306 brúcteros lucharon  al lado del emperador Constantino como unidades regulares de su ejército  en la guerra civil, al mismo tiempo a partir de 261 hubía siempre incursiones de brúcteros y otros grupos francos al oeste del Rin.

En la Tabula Peutingeriana en 350 d.C., el territorio de los brúcteros está ubicado en el Rin y abarca toda la orilla derecha del Rin, entre Duisburg y Neuwid, también el lado de Deutz de Colonia. En Colonia, ya en 315 a la derecha del Rin en Deutz, se construyó el Castrum Divitium para protegerse contra los ataques.

En  455, los francos conquistaron definitivamente Colonia, Aquisgrán y Reims. Los queruscos se unieron con las tribus del norte de Alemania a los sajones. En 500 la frontera entre los francos y los sajones se encontraba al este de Lippstadt. En 700 los sajones habían extendido su influencia hasta Wuppertal. En las guerras posteriores los francos derrotaron a los sajones. En 784 tuvo lugar una gran batalla con la participación de Carlos el Joven, hijo de Carlomagno, cerca de Lippstadt “donde el Glenne desemboca en el Lippe”según  fuentes de información.

Hasta ahora, los alemanes han preferido concentrarse en héroes masculinos,competidores de Veleda, como en Arminius, el querusco, Sigfrido y los Nibelungos que en ella. Pero no solo la lucha contra la destreza y la fuerza bruta han marcado la temprana historia alemana. Una sabia mujer de Lippstadt, Veleda, la brúctera del Lippe, desde su torre es historia mundial.

Sin embargo, su estima en Alemania, es sin duda escasa. En Lippstadt es imposible encontrar un monumento a Veleda. En Colonia, buscando el santo patrón de la ciudad se dio preferencia  a Agripina. Las mujeres de Colonia querían que fuera Veleda pero fueron incapaces de imponerse.Al menos se ha logrado conseguir  una callejuela con el nombre de „Veleda“ en Colonia.  “Veleda, que con una inteligente visión de la situación de la existencia de la ciudad (Colonia) y que salvó con sus palabras, merecería ser llevada a la memoria de nuestros contemporáneos” afirmó con razón el Prof. Volkmann de Colonia.
 

 

 

 

 

 

 

Literatura


Ch. K. Barth: Über die Druiden der Kelten und die Prister der alten Teutschen, Erlangen 1826
H. Beck u.a., (Hrsg.), Zur Geschichte der Gleichung “germanisch-deutsch”, Berlin 2004
H.Th. Bischoff u.a., Vergleichendes Wörterbuch der alten, mittleren und neuen Geographie, Gotha, 1829
C.E. Bohn, Neue allgemeine deutsche Bibliothek, 1. Bd., Kiel 1794
O. Bremer: Ethnographie der germanischen Stämme in: Grundriß der germ. Philosophie, 2. Aufl. hrsg. v. H. Paul, Straßburg 1904
K. Bringmann: Krieg und Frieden, in: Varusschlacht Imperium, Stuttgart/Haltern 2009
H. Bruder, Die Frau im sakralen Bereich: Die Seherin, in: Die germanische Frau im Lichte der Runeninschriften und der antiken Historiographie,
     Berlin/New York 1974
H.v. Bünau, Teutsche Kayser- und Reichs-Historie, 1. Teil, Leipzig 1728, S. 776
C. C. Dio: Geschichte Roms in 80 Büchern, Rom, 230 n. Chr.
E. Ennen: Frauen im Mittelalter, München 1984
F. Fiedler, Über den Wohnsitz der Veleda, in: Jahrbücher des Vereins von Alterthumsfreunden, im Rheinlande, Heft XXXVII, S. 31-44, Bonn 1864
L.A. Florus: Abriss der Geschichte Roms, Rom 120 n. Chr.
E. G. Graff, Althochdeutsche Sprachschatz, Berlin 1835-43
J. Grimm, Deutsche Mythologie, Göttingen, 1835, S. 63-64
A. W. Grube, Charakterbilder aus der Geschichte und Sage, Leipzig 1861, S. 11
S. Gutenbrunner, Zu niederrheinischen Flussnamen, in: Zeitschrift für celtische Philologie, Bd. 20, S. 448-460, 1936
W. Herchenbach: Der Rhein 1, Von der holländischen Grenze bis Cöln
L. Hölzermann, Lokaluntersuchungen die Geschichte der Römer und Franken betreffend, Paderborn 1878
J. Hoops [Begr],.: Reallexikon der Germanischen Altertumskunde, Berlin u.a. 1973
A. Hultgård: Seherinnen in Bd. 28, Reallexikon der germanischen Altertumskunde 2005
R.G. Jahn.: Der Römisch - Germanische Krieg (9-16 n. Chr.). Dissertation Bonn. Bonn 2001.
P. Kehne, Königin-Kriegerin-Priesterin, in: K.H. Schneider, Geschlechterrollen in der Geschichte, Münster 2004
P. Kehne, P. Scadigli: Veleda in Bd. 32, Reallexikon der germanischen Altertumskunde 2006
J. Lemprière, Classical Dictionary, 1788
C. Mannert, Geographie der Griechen und Römer, Leipzig 1823
K. Mannert, Geschichte der alten Deutschen, besonders der Franken, Bd. 1, Stutgart u.a. 1829
R. Marwitz; Veleda, die große Priesterin der Brukterer, in Haltern unbekannt ?, in: Haltener Jahrbuch 23.2009, S. 34-41, Haltern 2008
G.L.v. Maurer, Geschichte der Städteverfassung in Deutschland, 1. Bd., Erlangen 1869
E. Merkel: Der Bataveraufstand bei Tacitus, Diss. 1966
R. Merkelbach: Das Epigramm auf Veleda, in: R. Merkelbach, Philologica, S. 475, Stuttgart u.a., 1997
W. Meid: Der germanische Personenname Veleda in: Indogermanische Forschungen. 69, 1962, S. 256–258
J.A.A. Möller: Special Geschichte von Lippstadt, Lippstadt 1788 
Th. Mommsen: Römische Geschichte, 8. Buch, 4. Kapitel, Breslau 1856
Dr. F.H. Müller, Die deutschen Stämme und ihre Fürsten, 1. Teil, Berlin 1840
J. W. Müller,  Lexicon manuale, geographiam antiquam et mediam, Leipzig 1831
M. Nenninger, Die Römer und der Wald. in: Geographica Historica Bd.16, Stuttgart , 2001
J. Nidier: De Sybilla Francica 1438 zitiert in Revue des deux Mondes, Paris 1846
J.B. Nordhoff, Römerstraßen und das Delbrückerland, Münster 1898
H. v. Petrikovits: Brukterer in Bd. 3, Reallexikon der germanischen Altertumskunde 1978
J.C. v. Pfister, Geschichte der Teutschen, in: Heeren u.a. (Hrsg.) Geschichte der europäischen Saaten, Hamburg 1829
F. Ritter: Gründung der Stadt Nuess im jahre 69 unserer Zeitrechnung, in: Jahrbücher des Vereins von Alterthumsfreunden, im Rheinlande,
     Heft XXXII, S.1-17, Bonn 1862
S.G. Schoppe: Varusschlacht, Band II, Hamburg 2009
L. Schmidt: Die Westgermanen, München 1938 und 1940
S. Stemmler: www.rabenclan.de
H. v. Sybel: Entstehung des deutschen Königthums, 2. Aufl. Frankfurt a. M. 1881
P.C: Tacitus: Germania, Rom 99 n. Chr.
P.C: Tacitus: Historien, Rom 104-110 n. Chr.
P.C: Tacitus: Annalen I -VI, Rom 110-120 n. Chr.
D. Timpe: Tacitus und der Bataveraufstand, in: Beiträge zur Altertumskunde, Bd. 233, Römisch-germanische Begegnung in der späten Republik und
     frühen Kaiserzeit, 2006 
R. Urban: Der Bataveraufstand und die Erhebung des Iulius Classicus 1985
R. Volkmann, Germanische Seherinnen in römischen Diensten, in: Kölner Universitätsreden, 32, 1964, S. 5-18)
R. Wenskus: Stammesbildung und Verfassung, Köln 1977
J. Wiesehöfer: Geteilte Herrschaft, Rom und die Parther, in: Varusschlacht Imperium, Stuttgart/Haltern 2009
Velaeda: In: Allgemeine Deutsche Biographie (ADB). Band 39, Duncker & Humblot, Leipzig 1895, S. 556 f.


 

Links
Veleda – estatuas, pinturas, novelas, música, etc.

 

 

 

 

Demostración de las fotos

 

 

 

Contacto

 

 

 

 

Esta página fue modificada por última vez el 07/04/2014.                                                                                                                                                     Traducción: Marta Walter-Perera